Conecta con nosotros

Hola! que estas buscando?

Peligro en Tres Arroyos: el agua potable contiene clorpirifos, un elemento cancerígeno

20200120200135 agua

El agua potable de Tres Arroyos y Claromecó contiene clorpirifos en niveles superiores a los tolerados por la salud humana, reveló un trabajo de investigadores argentinos publicado en la revista Environmental Toxicology and Chemistry. Asimismo, una especialista universitaria detalló los problemas que acarrea.

El clorpirifos es un insecticida que se utiliza en el corazón de la pampa húmeda para cultivos de soja, maíz, trigo y cebada y que se prohibió en Estados Unidos y ocho países de Europa. Es de carácter orgánico, artificial y en la estructura química contiene cloro y fósforo, lo que le permite persistir en el ambiente mediante filtraciones subterráneas.

Melina Álvarez, doctora en Biología y docente investigadora en las universidades nacionales de Hurlingham y de Moreno, dialogó con Página 12 y contó que en 2008 fue prohibido por el SENASA para uso domiciliaria.

La investigadora detalló que, combinado con otros compuestos para mejorar la eficiencia, el clorpirifos se impregna en la tierra, queda presente en los cursos de agua y puede ser absorbido por organismos vivos.

“No solo afecta a los organismos acuáticos, sino también a los insectos para los que, efectivamente, fue diseñado. El problema extra es que perjudica a la salud humana, principalmente, al sistema nervioso central”, deslizó la investigadora.

En esa línea, agregó que los estudios se realizaron en renacuajos expuestos a diferentes arroyos por 96 horas seguidas. “Concluimos que el agua no es apta para la especie, ya que contiene la sustancia que queda impregnada en sus propios tejidos”, señaló.

Asimismo, recordó que la Secretaría de Infraestructura y Políticas Hídricas de la Nación, según una norma de 2005, recomienda 0.006 microgramos por litro para la protección de la biota acuática, aunque ese valor está desactualizado, consideró Álvarez.

Aplicado a seres humanos, contó, las afecciones se notan sobre el sistema nervioso central, dado que afecta una enzima denominada acetilcolinesterasa que genera un envenenamiento tóxico que bloquea la transmisión correcta de los impulsos nerviosos.

“Ello provoca incoordinación motora y podría causar la muerte”, confió la docente y agregó que “puede ser letal, tanto para un insecto como para un apersona, aunque las dosis necesarias para uno y otro caso sean bien distintas. “Si analizamos la bibliografía y los estudios disponibles es posible afirmar que opera como un disruptor endócrino y que, potencialmente, causa cáncer”, señaló.

Sobre los motivos por los que la sustancia se prohibió en Estados Unidos y Europa, advirtió que “las mujeres gestantes que alimentaban a sus bebés les transmitían la sustancia y nacían con malformaciones, poco peso y problemas neurológicos”. “Además, podemos llegar a ingerir la sustancia cuando nos alimentamos con algún pescado”, añadió.

Escrito por

Últimas Noticias

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *