Conecta con nosotros

Hola! que estas buscando?

Cuidá a los tuyos

20210527073923 unnamed

Los ritmos de contagio no frenan como el sistema necesita para mantener un equilibrio de prestaciones y poder dar respuesta. El virus mostró una cara más agresiva, la cepa Manaos y o británica en esta segunda ola dan un golpe más duro, con mayor mortalidad y más víctimas.

Estamos conviviendo con hospitales y clínicas anunciando que llevan un nivel de internaciones por covid tan alto que se les dificulta dar respuesta a los pacientes. Y que cuando la dan deben elegir a quién, entre el que pueda esperar para una cama en UTI y el que no.

El oxígeno es tan codiciado que las empresas proveedoras exigen que el pago del mismo deba abonarse en el mismo momento que se hace la descarga o de lo contrario no hay venta. Y hasta intentaron aumentar un 35% el precio y debió el gobierno nacional congelarlo por 90 días.

En la Clínica la Comunidad de Ensenada hubo una demora con el proveedor de oxígeno medicinal y como consecuencia murieron 6 pacientes de terapia. Así de complicado se va exigiendo todo el sistema y al rompecabezas le empiezan a faltar piezas.

En la provincia de Santa Fe una joven de 22 años fue con malestar a una guardia y la mandaron a su casa con nebulizaciones. Volvió pero esta vez a un Hospital donde pasó la noche en la guardia con oxígeno y al día siguiente obtuvo cama en terapia intensiva. No resistió y murió cuatro días después por Covid.

Unos 15 mil contagios por día en la provincia de Buenos Aires y mientras algún grupo sigue cuestionando si el uso de barbijo es útil o tóxico. Si la presencialidad en las clases durante la pandemia son una opción, si las vacunas y si la misma pandemia o realidad hospitalaria, etc.

Algunos especialistas se quiebran en las entrevistas, cargan y destilan angustia. “2 de cada 3 personas en UTI se mueren, el sistema médico está sufriendo la fatiga de tanto esfuerzo y eso se traduce en mayor mortalidad, así alertaba la semana pasada el médico terapista Arnaldo Dubín.

El personal de salud no sólo debe atendernos en caso de emergencia sino que además nos dan partes diarios de la ocupación de camas, de la evolución de los casos, desmienten informaciones falsas, y mantienen protocolos estrictos para evitar contagiarse. Agotador de sólo pensarlo, no quiero estar ni en sus cofias ni en sus zapatos.

Lo bizarro no deja de ser moda en estos tiempos y podéis viajar a Miami a vacunarte y volver contagiado como el cordobez culeado que fue noticia hace unos días, tras ser demorado en el aeropuerto de Ezeiza y procesado por ocultar un PCR positivo tras compartir un vuelo con otras personas estando infectado.

También podéis seguir en directo los partidos de fútbol masculino que se disputan en el continente o ver bailar en la tele decenas de personas con pocos protocolos.

River tuvo 15 infectados, jugó y luego otros 6 más y finalmente falleció el chofer del plantel por covid.

Para el combo de película del tipo de Alex de la Iglesia, certificados truchos, denuncias falsas, noticias mentirosas y campañas desestabilizadoras también se montan sobre el escenario de segunda ola.

Las productoras de eventos, los gastronómicos, el turismo, les artistas, músicos, gimnasios y maternales por sólo nombrar algunas actividades que piden auxilio económico para pasar la tormenta que parece no irse pronto. Todes necesitamos ayuda. Los que tienen más trabajo y los que lo perdieron.

Los artistas no tienen público ni giras, la medicina que no es covid poco quiere entrar en este contexto a un hospital, los esenciales re podridos y los no esenciales también. Los docentes estresados, los padres también. Les pibes se sienten inmunes.

Se extrañan los abrazos y el bullicio del mundo conocido, arrabalero y sin amenazas. Cambió, vaya une ahora a descifrar por qué, el camino corto es la realidad.

Un momento para discutir cosas más importantes que el uso de un barbijo o mascarilla que en esta batalla mundial es un símbolo de respeto al otro. En esta ofensiva Covid, silenciosa e invisible las balas pasan cerca. No soy de las que le temen, podemos algunes salir ilesos, incluso podemos evitarlo y aún no notarlo pese a tanta advertencia. Aún así para más de 75 mil familias argentinas esto es un capítulo de luto en sus vidas. Por eso aunque No creas que esto esté ocurriendo, aún con descrédito, cuidá a los tuyos.

Escrito por

Últimas Noticias

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *