Conecta con nosotros

Hola! que estas buscando?

21 de octubre, 2021

Opinión

Juntos por el Plagio: la insólita defensa del macrismo a Nik por el inexistente ataque tuitero

Legisladores, dirigentes y funcionarios de la oposición salieron a bancar a Nik y hasta pidieron la renuncia de Aníbal Fernández

Nik Anibal Fernández Opinión

La designación de Aníbal Fernández al frente del ministerio de Seguridad trajo a la memoria de varios odiadores seriales la fallida pero efectiva operación de prensa que convirtió al funcionario en “La Morsa”, lo vinculó al tráfico de efedrina y prácticamente lo dejó fuera de carrera en la competencia electoral por la gobernación bonaerense a pesar de que su nombre no aparecía mencionado ni siquiera una sola vez en el expediente judicial.

El propio Fernández aseguró en varias oportunidades que cuando alguien acepta las reglas del juego de la política sabe que algunos “juegan sucio” y eso puede tener consecuencias.  En este caso una derrota electoral que en la previa parecía de mínima muy difícil.

En cualquier caso la historia posterior terminó de demostrar que ni Aníbal era la Morsa, ni los testigos lo habían mencionado, sino que todo era lo que comúnmente se llama una “opereta” que contó con el apoyo del macrismo, de los medios concentrados y de una parte importante del poder económico que presionaba para la llegada de un nuevo modelo económico que le permitiera exagerar los niveles de rentabilidad.

Plagiador al ataque

Nada de esto fue suficiente para Cristian Dzwonik, mas conocido como Nik, que inmediatamente después de la designación de Fernández tuiteó “la Morsa ya es ministro de Seguridad. Aguante la Efedrina… perdón la Argentina”.

El creador de Gaturro, reconocido además por ser un sistemático plagiador de las obras de grandes historietistas como Quino, Fontanarrossa, Rudy y Paz, Diego Pares, y hasta varios autores internacionales que lo acusaron públicamente por robar de forma deliberada sus obras, no se quedó conforme y salió a cuestionar con dureza algunas políticas del gobierno.

“Regalar heladeras, garrafas, viajes de egresados, planes, platita, lo que sea, lo que venga. Qué triste no escuchar nunca la palabra TRABAJO, ESFUERZO, FUTURO, PORVENIR. Los va a volver a derrotar la DIGNIDAD del pueblo”, dijo el plagiador en twitter.

La respuesta de Anibal no se hizo esperar y le retrucó que “muchas escuelas y colegios de la CABA reciben subsidios del estado y está bien. Por ejemplo la escuela/colegio ORT. ¿La conoces? Si que la conoces… O querés que te haga un dibujito?” ironizó el funcionario haciendo referencia a los permanentes “chivos” que realiza Nik promocionando la empresa que gestiona esa institución.

El “chivo” de Nik a favor del Colegio ORT

El dibujante redobló la apuesta, acusó a Fernández de enviarle un mensaje mafioso haciéndole saber a que colegio van sus hijos y en un nado sincronizado inigualable los bloques legislativos de Juntos por el Cambio, la titular del PRO Patricia Bullrich, el expresidente Mauricio Macri y cuanto defensor de plagiadores, ladrones y evasores fiscales anduviera dando vueltas se sumaron a la defensa del dibujante frente a un inexistente ataque.

Pero incluso, si hiciera falta, el ministro de Seguridad se comunicó personalmente con Nik, para disculparse si el mensaje se había interpretado como una amenaza.   Fiel al estilo del macrismo duro, que reclama pedido de disculpas y autocríticas todo el tiempo, pero que cuando llegan las considera hipocresía, Dzwonik redobló la apuesta en las redes, se victimizó desde las viñetas de sus personajes y le abrió la puerta a un verdadero aluvión de irracionalidades en las redes.

Juntos por Nik

“Todos somos Nik” fue tendencia en Twitter durante un par de horas, a los mensajes de Macri y Bullrich se sumaron los de miles de adherentes de Juntos, muchos de los cuales ignoraban completamente los hechos, pero a los que la sola mención de Aníbal Fernández les era argumento suficiente para salir a atacar sin cuartel.

Siguieron pedidos de renuncia, de juicio político, reclamos al presidente y mas y mas acusaciones de “aprietes y mensajes mafiosos”, que llamativamente partieron de los mismos que cuando fueron gobierno encarcelaron a un jovencito de menos de 20 años por tuitear contra el presidente, montaron un operativo hollywoodense para dar con otro chico que celoso y equivocado le envió un insulto por whatsapp a Esteban Bullrich, y hasta exhibieron orgullosos el centro de monitoreo de ciberpatrullaje que comandaba sin pudor la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

Leo, releo y leo otras vez los tuits del ministro y ni por casualidad aparece una amenaza, un apriete o un mensaje mafioso.  Si, debo reconocer, me es incómodo que un funcionario de primera línea gaste parte de su tiempo en responderle a un personaje menor y bastante mediocre en términos artísticos como Nik, pero eso en si mismo no constituye ninguna irregularidad.

Se hace evidente entonces que hay una decisión de Juntos de mantener el indignómetro en los niveles mas altos posibles, no importa con que herramientas, no importa con que figura, no importa con que verdad.  Lo que si importa es tapar la realizar de baja de casos de COVID-19, la reactivación económica, el récord de turismo, de aumento de consumo, de cercanía del acuerdo con el FMI, de aumento del uso de la capacidad instalada de la industria, de efectividad de las medidas para bajar el precio de la carne, de éxito de nuevo procrear, etc.

Para frenar esa realidad hay que echar mano de otra realidad, de una oscura, apagada, dolorosa y totalmente carente de esperanzas.  Hace falta usar una historia que ya se escribió entre 2015 y 2019 y que mejor que Nik para contar una historia que ya pasó, que tuvo a otros protagonistas y que no le pertenece.

 

Escrito por

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *