Conecta con nosotros

Hola! que estas buscando?

Muevete luz verde

Polémica por una versión para chicos del “Juego del Calamar” en Avellaneda

Un Shopping recreó algunos de los desafíos del “Juego del Calamar” en el patio de comidas y desató una fuerte polémica por la naturaliación de la violencia

Juego del calamar

Un fuerte repudio generó la instalación de uno de una réplica de uno de los desafíos de la serie “El Juego del Calamar“, en el Patio de Comidas del Alto Avellaneda Shopping, un espacio que es muy concurrido por niños y adolescentes, lo que generó fuerte rechazo del defensor del Pueblo local, Daniel García y de representantes de asociaciones de defensa de los derechos del menor.

Tras la difusión de las imágenes de una versión local del juego (?) “Muevete luz verde” en el que participan chicos de menos de 10 años, García le envío una nota a las autoridades del predio en la que recomienda  “en pos de la salud de los niños y niñas que se acercan al patio de comidas a diario, ese juego sea reemplazado o adaptado a otro que no se identifique con la serie mencionada”.

“Mueve luz verde” o “Luz roja, luz verde”, se trata del primero de los desafíos de la serie El Juego del Calamar, en el que los participantes deben correr hasta una línea final, pero tienen que quedarse completamente quietos cuando la muñeca se pone en “luz roja”, con una muerte directa y violenta a balazos si no logran cumplir con esa condición.

El Juego del Calamar está calificada para mayores de 16 años

No solo García tomo intervención, sino también la directora de la Asociación “Libres de Bullying”, María Zysman, que junto al Defensor del Pueblo Adjunto bonaerense, Walter Martello, elaboraron una declaración  para concientizar sobre la necesidad de reforzar la prevención.

En ese sentido consideraron que se debe realizar un abordaje diferente respecto a estos tipos de productos culturales que, en el caso de la serie de Netflix, están calificados para mayores de 16 años.

El documento elaborado por Zysman y Martello destaca que “cuando el juego (incluso los juegos “violentos” o agresivos) es planteado y organizado por los mismos niños podemos pensar en lo saludable del mismo. Podemos acompañarlo e incluso intervenir activamente. Cuando el juego es propuesto (¿impuesto?) por el afuera, y además es sumamente violento, es grave”, en este sentido es evidente que la presencia de la muñeca del Juego del Calamar sugiere o impone la réplica de lo que sucede en la serie.

“En los últimos días hemos recibido pedidos de ayuda ante la ´propuesta` de un shopping de Avellaneda que consiste en recrear uno de los juegos de la serie. En el patio de comidas del establecimiento instalaron una muñeca gigante (idéntica a la del primer juego de la serie) alrededor de la cual chiquitos de 6, 7 años corren (semáforo rojo, semáforo verde o uno dos tres cigarrillos cuarentaytres) y deben detenerse cuando la muñeca lo dice. El que no lo hace sufre el disparo de soldados (recrean a los de la serie) ubicados alrededor del círculo”, agrega.

“¿Cuál es el límite entre las propuestas empresariales y los derechos de los niños, niñas y adolescentes? ¿Se le puede ofrecer “cualquier cosa” a los niños y las niñas? ¿Todo es excusa para convocar a las familias a un patio de comidas?”, se preguntan en la declaración.

Concluyen: “Sabemos que los chicos expresan con el cuerpo, la conducta o el juego, aquello que los atraviesa y les preocupa. Generemos espacios de expresión y acompañamiento, ofrezcamos nuestra mirada, nuestros brazos, nuestra escucha para que nos cuenten sus miedos y dolores. Recibamos los sufrimientos infantiles. Recibámoslos, no los generemos buscando ganar dinero”.

 

Escrito por

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *