Conecta con nosotros

Hola! que estas buscando?

Problemas para el Intendente

Serenal deberá enfrentar un juicio oral por calumnias e injurias

Regresó a Junín la causa jn-907-2018 que sigue Micaela Fernández, hija del ex intendente Jorge Abel Fernández, contra el querellado Salvador Serenal, por el delito de calumnias y daños y perjuicios.

Salvador Serenal

El intendente de Lincoln, Salvador Serenal, finalmente irá a juicio oral por la causa donde se lo acusa del delito de “calumnias” y se lo demanda por “daños y perjuicios” a Micaela Fernández, hija del ex jefe comunal Jorge Abel Fernández, a quien había denunciado como “testaferro de su padre”.

Agotadas las instancias para evitar el juicio, el jefe comunal se encuentra contra las cuerdas ya que abunda la prueba en su contra y en el entorno de su predecesor confían en poder demostrar que se trato de una jugada estrictamente “política”, que busco sacar de la cancha al actual candidato a concejal del Frente de Todos.

Serenal denunció a Fernández por enriquecimiento ilícito y entre los hechos imputados –en el único debidamente individualizado– denunció a su hija, Micaela Fernández como su ‘testaferro’, en razón de que en el 2011 se había escriturado a su nombre la propiedad sita en avenida Alem nº 640 de Lincoln, habiendo afirmado que la misma había sido adquirida mediante el desvío de fondos municipales durante sus gestiones al frente del municipio de Lincoln, desde el 2003 al 2015. Es decir, Jorge Fernández se enriqueció ilegalmente y para disimular esos ingresos fraudulentos puso el bien a nombre de su hija.

Sin embargo, se trata del inmueble donde vivió siempre la familia y en el expediente consta que fue adquirido por los cónyuges Jorge Abel Fernández y Sonia balumbo al señor Jorge Klineberg, el 4 de enero de 1993, y, tras el divorcio de la pareja en el año 2006, el bien se asignó a la esposa, para luego, en 2011, quedar a nombre de su hija Micaela, con reserva de usufructo vitalicio a su favor.

La falsedad de la denuncia penal condujo a la hija del ex intendente a iniciar una querella por calumnias y, conjuntamente, una acción de daños y perjuicios contra Serenal, quien, en lugar de retractarse y disculparse, opuso reparos formales, tratando de responsabilizar al municipio.

En su momento, el intendente afirmó públicamente que no tenía ningún problema en ir a juicio. Sin embargo, interpuso recurso de casación y, por vía de queja, llegó al máximo tribunal penal provincial.

Agotada la faz recursiva, tal y como afirmó el letrado hace casi dos años, Serenal deberá enfrentar un juicio oral como cualquier ciudadano sospechado de haber violado la ley. Ahora, se dio a conocer que la causa irá al juzgado correccional nº 2 y, en razón de estar vacante, habrá que aguardar el sorteo respectivo de quien deberá proveer las pruebas y fijar fecha de debate oral.

Escrito por

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *