Conecta con nosotros

Hola! que estas buscando?

Colaboración Público - Privada

Se lanzó el primer minisatélite argentino, desarrollado en Mar del Plata

El minisatélite pesa menos de 500 gramos y brindará un servicio de conectividad para la denominada “Internet de las cosas”

Se lanzó el primer mini satélite de comunicaciones argentino

Un vuelo de la empresa Space X, puso en órbita este jueves a “San Martín”, el primer minisatélite argentino, desarrollado por iniciativa de una profesor y un grupo de alumnos de la Escuela Técnica N° 5 de Mar del Plata.

El lanzamiento se realizó desde la base espacial de Cabo Cañaveral en Estados Unidos, pero fue seguido en vivo y en directo desde la sede de “Innova Space”, la empresa que fundó Alejandro Cordero, el docente responsable del proyecto.

“San Martín” es el primero de una constelación de minisatélites porque “en dos años vamos a lanzar más satélites que toda Latinoamérica junta en toda su historia” adelantó el titular de Innova Space, a la vez que destacó la participación publico – privada para avanzar con este proyecto.

Durante el despliegue de la misión, Cordero resaltó también la importancia de continuar con el proyecto “Tronador” para el desarrollo de tecnología que le permita a Argentina llevar los satélites al espacio sin depender de otros país, y remarcó que el “flete” hasta la órbita del minisatélite tuvo un costo de 75 mil dólares.

El minisatélite brindará servicio para la “internet de las cosas”

El el MDQubeSAT1 San Martín es uno de los denominados “picosatélites”, ya que pesa entre 100 y 1000 gramos, y su función, además de certificar tecnología con reducción de costos de fabricación, es la presta el servicio de la denominada “Internet de las cosas”, es decir el sistema de interconectividad entre diferentes aparatos, que no necesita de la intervención de personas.

La aplicaciones de este tipo de desarrollo van desde las mejoras en el funcionamiento de electrodomésticos, hasta herramientas para mejorar la productividad en las zonas rurales gracias al monitoreo climático permanente y la conectividad de todas las máquinas que integran la logística de producción.

El satélite es una pequeña caja de 10 x 10 x 5 centímetros y pesa menos de 500 gramos. Orbitará en la LEO (Low Earth Orbit), una Órbita Polar a unos 400-500 kilómetros aproximadamente y funcionará gracias a pequeños paneles que se despliegan en órbita y  que le permitirán captar energía solar.

“Esta primera misión consiste en una prueba de concepto y validación de la plataforma, lo que nos permitirá avanzar y realizar mejoras en el diseño del próximo satélite, en el cual comenzamos a trabajar próximamente”, puntualizó el responsable del proyecto, a la vez que resaltó que la aplicaciones de una constelación de picosatélites como este tendrá impacto también en la navegación, la minería y la exploración petrolera, entre otras aplicaciones.

Escrito por

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *