Conecta con nosotros

Hola! que estas buscando?

Avellaneda

Desvinculan a un genocida que dirigía una escuela

La Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia, desvinculó esta mañana al genocida Luis Horacio Castillo, quien hasta ayer se desempeñaba como director del Colegio San Diego, de la localidad de Wilde.

Desvinculan a un genocida que dirigía una escuela

La Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE) informó esta mañana que el genocida Luis Horacio Castillo fue desvinculado del colegio San Diego de la localidad de Wilde (Avellaneda), donde se desempeñaba como director y representante legal.

El genocida Castillo, quien además hasta ayer se encontraba como director de un colegio, actualmente se encuentra con prisión domiciliaria, donde se le encontró culpable de realizar secuestros, torturas y vejaciones a personas de la comunidad trans durante la última dictadura cívico militar.

Entre ellas se reconoció a Valeria del Mar Ramírez, como una de las víctimas, que pasó por el Pozo de Banfield y que constituyó el primer caso en llegar a juicio por delitos cometidos durante la dictadura a la comunidad travesti trans.

Valeria del Mar Ramírez

Allí, el juez Ernesto Kreplak, procesó a Castillo y le dictó prisión preventiva tras hallarlo responsable de secuestros, torturas, abuso sexual y apropiación de niños, delitos que tuvieron lugar en los centros clandestinos que funcionaron en las ex brigadas de Investigaciones de Banfield y Lanús.

“Queremos informar que esta Dirección General, a través de las áreas correspondientes, tomó las medidas legales y administrativas necesarias para impedir que Luis H. Castillo continúe desempeñando tareas en una institución educativa” comunicó la cartera educativa.

Y agregó: “Nuestra ley de Educación Nacional en su artículo 92 prescribe que la educación tiene la tarea de construir la ‘memoria colectiva sobre los procesos históricos y políticos que quebraron el orden constitucional y terminaron instaurando el terrorismo de Estado”.

Según difundió Pagina 12, el genocida emitió una carta hacia la “comunidad educativa”, para dar explicaciones al respecto, donde reconoció su prisión domiciliaria, dijo que es inocente de “hechos que sucedieron hace 46 años”, y sostiene que las acusaciones son impulsadas “por organizaciones de derechos humanos”, por lo que invoca a dios como el que “hará prevalecer la verdad”.

Castillo se retiró de la Policía bonaerense en 1986 con el rango de comisario, y 5 años antes, ya había fundado el colegio junto a su esposa que comenzó funcionando en el sótano de su casa como una guardería.

Informacion sobre Últimas Noticias de codigobaires.com.ar

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.