Conecta con nosotros

Hola! que estas buscando?

Interna

Massa vs Guzmán, y el miedo a tomar decisiones

El presidente de la cámara de Diputados, Sergio Massa, volvió a enviarle una carta a Guzmán para que haga efectiva la suba del piso de las retenciones a las ganancias. El Gobierno dijo que lo va a realizar, pero no puso fecha.

Massa vs Guzmán, y el miedo de tomar decisiones

Si algo le faltaba a la interna del Frente de Todos era sumar otro actor al convite de la disconformidad con el Gobierno, y en este caso, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, parece encaminarse en esa línea.

Un tanto enojado, y otro poco desesperado, Massa le volvió a emitir una carta al ministro de Economía, Martín Guzmán, para “reiterar su solicitud” en el pedido de elevación del piso del Impuesto a las Ganancias con el fin de que los aumentos salariales logrados en la última paritaria, no fueran absorbidos por el tributo.

Pero no bastó con esto, ya que luego protagonizó un acto de entrega de patrulleros en General Las Heras, junto al ministro de Seguridad de la Provincia, Sergio Berni. Y allí, se encargó de que el pedido quede bien claro.

“Si los trabajadores recuperan el ingreso en las paritarias y después el Estado se lo quita con impuesto, es un sinsentido que les demos mejores ingresos a los trabajadores con las paritarias” señaló el líder del Frente Renovador.

Y agregó: “El desafío es que el Estado haga un esfuerzo a la par del trabajador y del empresario que paga esos salarios para que todos podamos reconstruir esos 20 puntos de poder adquisitivo que perdieron los trabajadores entre 2015 y 2019”.

Lo significativo, es que la advertencia fue lanzada desde el territorio de la Provincia, un escenario que parece ser la trinchera de reclusión para todos los actores de la política que se encuentran desencantados con el escenario nacional que comanda Alberto Fernández.

“Estoy convencido que para que el salario y el aguinaldo tenga más peso, el Estado tiene que subir el piso de Ganancias o bajar el peso de ese impuesto; el salario no es ganancia, es remuneración por el trabajo realizado” concluyó Massa en su discurso.

La disyuntiva plantea un escenario bastante complejo para el Presidente, porque no sólo aviva a que otros sectores del Frente de Todos, desacostumbrados a la discusión mediática, comiencen a elevar la voz, sino que además sus funcionarios, puestos por el mismo Fernández, tienen un funcionamiento que dista más de un “ente autárquico” que de la integración de un proyecto político.

El temor a las decisiones, que ahora expuso Massa

El panorama del Frente parece indicar que las discusiones y los debates hacia adentro no se permiten, y que sólo la discusión pública es la que permite plantear la disconformidad con la falta de acción. Hace unos días nomás, Sergio Massa había dicho que “los trapitos los lavamos adentro y no necesitamos hacerlo público”.

Luego de la primera carta enviada a Economía, el ministro Guzmán le contestó a través de una entrevista televisiva, donde sostuvo que era una obviedad que había que subir el piso de las ganancias. Pasaron diez días y no hubo una respuesta materializada en la gestión.

Hoy, quien salió a contestarle al Presidente de la Cámara de Diputados, fue la vocera presidencial Gabriela Cerutti, que en su conferencia matutina dijo que “el tope se va a actualizar apenas estén revisadas las proyecciones de la evolución de salarios. Eso pasará pronto”. Sin fechas y sin argumentos.

Según estiman fuentes extraoficiales, el aumento al piso se dará en los primeros días de julio, o casualidad, luego del pago del aguinaldo que le corresponden a todos los trabajadores y trabajadoras. ¿Por inoperancia, temor o decisión del FMI?.

En la conferencia, Cerutti volvió a exponer la ineficiencia del Gabinete para trabajar de manera coordinada en un tema tan complejo como la suba extraordinaria al piso de retenciones.

Con una resignación de tipo adolescente, la Vocera sostuvo que “vimos días atrás a la oposición encabezar un tractorazo en contra de las retenciones y nos parece que eso es una pérdida de tiempo, las discusiones se dan en el lugar indicado”.

En consonancia a lo que había expresado el Presidente semanas atrás, constantemente tiran la pelota hacia el lado de Juntos por el Cambio, como excusa para no tener intención de actuar. En un contexto global en crisis, con subas extraordinarias en el valor de los granos y las oleaginosas y con un pueblo argentino que pasa hambre, ¿no es motivo suficiente para actuar?.

Fernández, semanas atrás, realizó una gira por Europa, para ofrecer a la Argentina como una fuente de alimentos y energía ante la escasez producida por el conflicto bélico que mantienen Rusia y Ucrania, y allí la discusión por la venta y abastecimiento de granos fue uno de los puntos en boga.

¿Qué sucederá si finalmente el país se posiciona como un actor clave en el mercado de granos?; ¿Las ganancias extraordinarias seguirán siendo a costa de tener un mercado interno de alimentos atado al dólar?; entonces ¿Cuál sería el momento “ideal” para discutir las políticas de redistribución de ingreso?; ¿Tenemos que normalizar una inflación extraordinaria, mes a mes, porque es una “pérdida de tiempo” discutir otro modelo económico?.

Con un Guzmán que acumula poder, con la secretaria de Comercio Interior servida en bandeja, con ministros como Matías Kulfas, que priorizan los buenos modales y el diálogo por encima de la urgencia y con un Presidente que permite el libre albedrío, la toma de decisiones parece ser una mala palabra.

 

Escrito por

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.