lunes 17 de febrero de 2020 - Edición Nº439

Economía | 31 ene 2020

Por la inflación de 2019

Las transferencias a los municipios cayeron casi 20 puntos frente a la inflación

La cartera que conduce Pablo López, dejó a la luz que los montos que destinó la gestión de María Eugenia Vidal a los distritos bonaerenses, en 2019, no alcanzaron para afrontar la escalada inflacionaria.


El Ministerio de Economía, reveló que en 2019 se derramaron 122 mil millones de recursos nacionales y provinciales hacia los 135 distritos. Como resultado, los distritos perdieron unos 100 mil millones en cuatro años.

El documento en cuestión, refleja la situación que denunciaron los intendentes del territorio bonaernese en más de una oportunidad. Recordemos que durante la gestión de María Eugenia Vidal, desde la oposición denunciaban que había "despilfarro de plata" y que primaba la "preferencia" por color político.

Vale destacar que los municipios reciben recursos de distintos origenes. El principal es la coparticipación, con el 75% del total de las transferencias, pero también se descentraliza parte de la recaudación por juegos de azar, planes sociales, tratamiento de residuos, el fondo de financiamiento educativo y varios más.

Detrás de la coparticipación, el ingreso más importante es el Fondo de Financiamiento Educativo, que la administración bonaerense actual, la cual comanda Axel Kicillof quiere destinar a la reparación de escuelas de gestión estatal. En 2019 fueron 10.500 millones de pesos, el 8.6 por ciento del total.

Según datos del Ministerio de Economía, en 2019 las transferencias a los municipios totalizaron unos 122 mil millones de pesos, un 34% más que en 2018, cuando alcanzaron los 91 mil millones. 

Este dato no es menor, dado que si se lo compara con el alza general de precios, que según el  INDEC fue de casi 54 puntos en el mismo período, el panorama es mucho más oscuro. 

Haciendo un repaso por lo últimos años, quedó en evidencia que la gestión de Vidal, en  2019, no fue una excepción sino más bien la tendencia. De 2016 a 2019, las transferencias se incrementaron 117 %, contra una inflación que acumuló en el mismo período un 280 por ciento. 

Mientras que en 2018 los recursos enviados a los municipios crecen por debajo de la inflación. Muy diferente a lo que ocurría en 2016, cuando la inflación tocó los 40 puntos pero las transferencias crecieron 62.3 %, impulsadas por el Fondo de Infraestructura Municipal y el Fondo de Seguridad, que derramaron 10 mil millones. 

Para 2017, el crecimiento alcanzó para ganarle al pico más bajo de la inflación: fue 25.2 contra 24.8. De ese año en adelante vino la debacle; es decir decir, se acabaron los fondos de obras del Gobierno provincial, pero también recursos indispensables como el llamado Fondo Sojero, que significaba dos puntos de la coparticipación.

Sin olvidar que la caída impactó la caída en la recaudación bonaerense, que depende casi exclusivamente de Ingresos Brutos, un impuesto atado a los indicadores de actividad económica, que cayeron en picada.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: