jueves 28 de mayo de 2020 - Edición Nº540

Política | 7 feb 2020

¿Las mejoras para cuándo?

Con la ola de calor, volvieron los cortes de luz

Las empresa distribuidora del servicio eléctrico, volvió a tener serios problemas a la hora de suministrarlo.


Una vez más la ciudad de La Plata fue víctima del funcionamiento de Edelap. Tras la jornada de alta temperatura que se vivió ayer, distintos barrios de la ciudad se quedaron sin luz.

La bronca de la población crece día a día, dado que este problema viene de larga data; es decir, sino es por las altas temperaturas, es por “culpa del distribuidor mayorista”.

Esta última excusa es la que ha utilizado Edelap en más de una oportunidad. Es que siempre le resultó más fácil lavar las culpas que hacerse cargo de los problemas que tiene el servicio que brinda.

Un capítulo para recordar

Sumado al pésimo escenario que atravesaron los platenses en las últimas horas, prima la bronca por trascender que Edelap no quiere pagar la multa de 200 millones de pesos que le adjudicaron por el apagón de 2019.

En aquel momento los vecinos de la zona norte de la capital provincial se quedaron sin luz por cuatro días. Como resultado del episodio sufrieron grandes pérdidas materiales, de las cuales nadie se hizo cargo.

Con motivo de esta situación, la empresa suministradora fue condenada al pago de un monto económico que ahora no quiere pagar.

Habiendo trascendido esta información, el Organismo de Control de la Energía Eléctrica de la provincia de Buenos Aires (OCEBA) impulsó la apertura de un sumario que podría derivar en la quita de la concesión a la empresa propiedad de Rogelio Pagano.

Situación que alertó a Edelap, quien salió a exponer: “La exigencia del pago de la multa complementaria impuesta, no sólo ocasiona un perjuicio irreparable a la empresa, sino que también afecta al interés público, en tanto que compromete la normal prestación del servicio público de distribución de energía eléctrica en la ciudad de La Plata”.

En consecuencia, si la multa se paga o no, seguirá siendo una incógnita; pero lo que no puede esperar es la solución al problema del funcionamiento del servicio, dado que los cortes de luz, no sólo ocasionan pérdidas materiales sino también serias complejidades en la salud de las personas.  A modo de ejemplo, podemos mencionar a los electrodependientes, quienes necesitan de la energía eléctrica para vivir. 

En sintonía, podemos hablar de la desidia que atraviesan los hospitales cuando se corta la luz. En más de una oportunidad, médicos debieron alumbrar con sus celulares para terminar de operar o atender a pacientes.

Habiendo hecho un repaso de la situación que vive la situación a causa del funcionamiento del servicio que brinda, esperamos que las autoridades pertinentes tomen cartas en el asunto y pongan punto final a esta desidia.

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: