domingo 05 de julio de 2020 - Edición Nº578

Justicia | 10 feb 2020

RUGBIERS ASESINOS

La Justicia liberó a dos de los rugbiers acusados por el crimen de Fernando Báez

El juez validó la decisión de la fiscalía, pero Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino seguirán vinculados al expediente.


Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino, dos de los rugbiers imputados por participar del asesinato a golpes de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, quedaron en libertad este lunes por la tarde luego de que el juez de Garantías Leopoldo Mancinelli avalara la decisión de la fiscal Verónica Zamboni.

La instructora de la investigación le hizo llegar la solicitud al juez producto de la falta de pruebas contra los dos rugbiers. Consideró que debe cesar la detención “dado que toda duda en el proceso debe ser valorada a favor de los imputados”, escribió. Además, no fueron señalados por los testigos en ninguna de las ruedas de reconocimiento.

Los jóvenes salieron del penal de Dolores tras doce días detenidos y volverán a Zárate, aunque siguen vinculados al expediente que investiga el homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas.


El grupo de rugbiers de Arsenal de Zárate

En él, Máximo Thomsen y Ciro Pertossi están imputados como coautores del crimen de Báez Sosa; y Matías Benicelli; Ayrton Viollaz; Luciano Pertossi; Lucas Pertossi; Enzo Comelli y Blas Cinalli, son acusados de ser partícipes necesarios. Para ellos, además, Mancinelli avaló la requisitoria de la fiscal de otorgarles prisión preventiva mientras dure el proceso.

Entre uno de los fundamentos de la acusación de Zamboni, luego de indagarlos, apareció una frase de los imputados en la previa a matar a golpes a Báez Sosa, lo que significó un agravante. “Adentro pegaban de atrás, ahora afuera a ver quién gana”, fue el recorte que utilizó.

Otro motivo para agravar la acusación se conoció este fin de semana y es el video en el que ocho de los acusados pasan por debajo de una cámara de seguridad municipal. En el registro fílmico, dos de ellos se abrazan, lo que para Zamboni da cuenta que fueron conscientes de la golpiza que le habían propinado a la víctima.

El asesinato fue el sábado 18 de enero pasadas las 4:40 de la madrugada en la vereda del boliche Le Brique y, luego de la mortal golpiza, los rugbiers desayunaron en una casa de comidas rápidas y se fueron al departamento que alquilaban en Villa Gesell, aunque la Policía bonaerense los detuvo después de cuatro horas.

 

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: