lunes 01 de junio de 2020 - Edición Nº544

Gremiales | 14 mar 2020

Reclaman el pago de subsidios

Transporte: 120 líneas amenazan con paro

Empresas de colectivos, que representan el 97% de los transportes que operan en el Área Metropolitana de Buenos Aires, le reclaman a Kicillof el pago de 1.900 millones de pesos en conceptos de subsidios.


En medio de la crisis económica que vive la provincia de Buenos Aires, donde desde el Ejecutivo piden que sea Nación quien afronte el pago de subsidios, cinco cámaras que agrupan a las empresas de colectivos del Área Metropolitana amenazan con realizar una paralización total del servicio afectando a 120 líneas de colectivo de todo el conurbano.

Dichos transportistas le reclaman al gobierno de Axel Kicillof el pago de 1.900 millones de pesos en concepto de subsidios tomados por María Eugenia Vidal y que el nuevo ejecutivo bonaerense debía haber cancelado “como tarde el pasado 4 de marzo”. Sucede que “hoy las empresas están pagando en cuotas los sueldos y se hace difícil operar porque hay que pagar los insumos”, expresó José Troilo, presidente de la ACTA/CEAO.

“De no resolverse urgentemente la situación, se generará un empeoramiento diario pudiéndose llegar a la suspensión total de los servicios de las líneas provinciales y municipales del AMBA”, indicaron las cinco cámaras que representan al sector, la Asociación Civil Transporte Automotor (Acta), la Cámara del Transporte de la Provincia de Buenos Aires (Ctpba), la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros (Ceap), la Cámara Empresaria del Transporte Urbano de Buenos Aires (Cetuba) y la Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (Aaeta).

Según las empresas, “la Nación ya giró los fondos, los tiene inmovilizado el gobernador Axel Kicillof y nosotros lo que estamos necesitando es que empiecen a pagar porque ya hubo líneas que pararon y dejaron de operar por falta de pago del personal”.

En 2018, la administración bonaerense pagó 27 mil millones de pesos en concepto de subsidio al transporte y, según estimaciones del gobierno, para este año se proyecta que la cifra alcance los 60 mil millones de pesos.

Este reclamo, que desde el Ejecutivo bonaerense aseguran entender, sucede en medio de un pedido del gobierno de Kicillof de que sea la Nación quien afronte los subsidios al transporte y la Energía. Fue el propio ministro de Infraestructura, Agustín Simone, quien aseguró que la provincia no puede afrontar ese gasto “y menos en una situación de crisis por el brutal endeudamiento heredado”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: