jueves 28 de mayo de 2020 - Edición Nº540

Justicia | 7 abr 2020

PIDEN SU APARTAMIENTO

Paradójico: un juez de Familia, denunciado dos veces por violencia de género

Gustavo Lullo, titular del Juzgado Nº 5, tiene antecedentes de denuncias con su última ex pareja y con la madre de sus hijos.


La Asociación Judicial Bonaerense (AJB) le exigió a la Suprema Corte de Justicia bonaerense que licencie en el cargo a Gustavo Lullo, titular del Juzgado de Familia Nº 5 de Lomas de Zamora, por una denuncia de violencia física y psíquica radicada por su ex pareja.

La mujer, a la que solo se la conoce por las iniciales P.F., es una empleada judicial que mantuvo un vínculo de dos años con Lullo y lo denunció por violencia verbal, psíquica y física. Incluso el perito psiquiatra Enrique Stola dio su testimonio en la causa y explicó que ella padece estrés postraumático, tras terminar la relación en 2018.

Entre los hechos denunciados, trascendió que el magistrado se valió de su cargo para amenazar a la víctima e invocar vínculos que supuestamente le garantizan impunidad por su accionar.

Además, Lullo fue denunciado por violar la medida de restricción de acercamiento impuesta por el juez de garantías, al haberse presentado impunemente en un festejo del ámbito judicial en que se encontraba presente la denunciante.

En la presentación judicial, la víctima relata un hecho que la marcó: en enero de 2017, de vacaciones en el sur argentino y con seis meses de embarazo, tomó el cinturón de seguridad del asiento del acompañante donde se encontraba sentada y "la ahorcó por unos segundos".

Cuando el bebé nació, la violencia continuó y con amenazas de suicidio que incluían a la recién nacida. "Lullo también controlaba mis redes sociales y revisaba mi correo electrónico. Incluso se ponía muy agresivo si comentaba o likeaba una foto, denigrándome y tratándome de prostituta y ‘mujer fácil’", relató.

En esa línea, la secretaria de Géneros e Igualdad de Oportunidades de la AJB, Débora Bertone, le exigió al máximo tribunal bonaerense que disponga una licencia compulsiva a Lullo durante la investigación a la que se debe someter y las correspondientes medidas de protección para su ex pareja.

“No podemos permitir que permanezcan en funciones magistrados que se encuentran denunciados por hechos tan aberrantes, y que además continúen interviniendo en causas que involucran violencia de género, siendo ellos mismos agresores”, manifestó la representante gremial.

Pero la denuncia de Lullo de su última pareja no es la única: la exesposa y madre de dos hijos también realizó una presentación judicial en su contra en 2014. Las amenazas que denunció la mujer son similares a las relatadas por P.F.

No obstante, lo paradójico no termina ahí, dado que el magistrado también preside la Comisión de Niñez y Adolescencia del departamento judicial de Lomas, que tiene representantes de los partidos del sur del Conurbano. Además, tiene un proceso de Jury abierto desde 2012 que nunca avanzó.

“La repetición de estos hechos cometidos por altos funcionarios del Poder Judicial pone de manifiesto la necesidad urgente de modificar el sistema de selección de magistrados en la provincia de Buenos Aires”, aseguraron desde la AJB.

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: