viernes 27 de noviembre de 2020 - Edición Nº723

Análisis | 20 may 2020

Advierten un colapso de la justicia y la necesidad de una modernización urgente

Ante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, los abogados, letrados y magistrados se encuentran en alerta por la parálisis del sistema judicial.


Por: Dr. Gonzalo Escaray

En el marco del Decreto de Necesidad y Urgencia que establece el aislamiento social, preventivo y obligatorio, la justicia nacional y bonaerense se paralizó casi que por completo a fines de adherirse a dicha medida. Sin embargo, a pesar de las disposiciones de flexibilización sobre el trabajo remoto, lo cierto es que para aquellos que trabajan allí la medida genera grandes dolores de cabeza.

En este sentido, el Doctor Gonzalo Escaray abordó el tema en su columna judicial de cada miércoles en Radio La Plata (FM90.9).

“Hay una resolución de la Suprema Corte en la que se aprobó la prestación mínima de la justicia, atendiendo a cuestiones de pronto despacho: que requieran de una inmediata solución pero lo deja a discreción de cada despacho y juzgado. Sin embargo en la práctica, esto no está siendo así ya que se ve una paralización total de la justicia.

Con el tiempo se decretaron diferentes medidas, como la implementación de demandas y denuncias penales vía electrónica, pero todo queda ahí.

El problema deviene en que no se puede avanzar ni tener comunicación con los juzgados. No se realizan audiencias, más allá de una recomendación que hubo sobre este último punto. Los debates en el fuero penal fueron suspendidos, y al momento no hay respuesta concreta a esas demandas. Hay muchas cuestiones que requieren de presencialidad ya que los expedientes no están digitalizados en su totalidad.

Más allá de las medidas, no veo conveniente el trabajo remoto en el sistema judicial de la provincia. Los funcionarios y empleados requieren de la presencia para poder trabajar; obviamente que con los protocolos y resguardos necesarios; con un sistema de turnos y con la implementación de audiencias virtuales. Estas disposiciones, dentro de las posibilidades, son medidas que deben implementarse en un corto plazo.

Vamos a un camino del colapso de la justicia. Los juicios orales se acumulan, las audiencias y las demoras serán aún mayores. Hay algunas que vienen hace años, y con esto se retrasaran aún más, por lo que hay que tomar decisiones de prioridades.

Después de vivir esta situación, es necesaria la digitalización completa de expedientes, como así también de pensar alternativas como videollamadas. Vamos camino a una modernización como lo es con la posibilidad de dar escritos electrónicamente pero que en estos momentos, en la práctica, se necesita ir al juzgado para ver los plazos y cuáles son las requisitorias. Bajo los actuales procedimientos digitales, uno carga un escrito que queda pendiente, sin respuesta y sin saber qué pasó; es por ello que se requiere de una modernización urgente”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: