domingo 24 de mayo de 2020 - Edición Nº536

Análisis | 23 may 2020

Por Pablo Arrippe (*)

Pandemia, anarquía y contagios.


Vivo en la zona norte del Partido de La Plata, Arturo Seguí más precisamente. Desde el comienzo del Aislamiento Social preventivo y obligatorio, he tenido que salir no más de 3 ó 4 veces, por temas que no podía delegar en terceros.

En una de esas oportunidades tuve que ir a CABA, para firmar y retirar una papeles referentes a mi actividad, que requerían mi firma física de forma indelegable. Llegue una hora y media más tarde de lo acordado, ya que en el cruce del riachuelo, sobre el puente, estuve por lo menos una hora, esperando el famoso control del “permiso de circulación”

En mi caso, por ser el director de Radio La Plata, tengo las autorizaciones pertinentes emitidas por el ENACOM, ya que en el decreto 297/20, el poder ejecutivo, determino que los medios de comunicación somos servicio esencial, por eso la espera me daba tranquilidad.

Sin embargo, grande fue mi sorpresa cuando llegue al control y me dijeron “siga, siga”, sin pedirme ni revisar ni la autorización, ni mi identidad. Aclaro que viajaba en mi auto particular que no tiene identificación alguna del medio. Solo tengo impresas 3 hojas que dicen que soy titular de Radio La Plata y por eso puedo circular. Pero para verificar ese dato, es necesario leer el párrafo correspondiente y por supuesto corroborar mi identidad con el DNI.

Es decir que pase mas de una hora arriba del puente, para que nadie verificara si yo podía o no circular. Cuando regresé de CABA a La Plata, no me paro nadie y volví a mi casa sin cruzarme con ningún control en todo el camino.

En los otros casos en los que debí transitar, siempre fueron salidas al centro de la ciudad de La Plata. Una vez a los estudios de la radio y las otras al banco. Una sola vez, me pararon en la puerta de los hipermercados, para pedirme la documentación. Fui yo el que les tuvo que pedir que leyeran el lugar resaltado en verde y les mostré el DNI. Esto pasó hace unos 40 días.

Pero lo que quiero también resaltar es que durante las dos últimas salidas, comencé a notar un importante incremento en el tránsito tanto a nivel local ( Zona Norte ) como en todo el trayecto y ni hablar del movimiento en el centro de la ciudad. Mi última salida, la cuarta, fue este viernes.

La ciudad era un “carnaval”, faltaba alguna comparsa. Colas eternas en los cajeros. En la puerta de las oficinas del correo. El tránsito era por lo menos similar al del 10 de marzo. Los controles eran inexistentes, la distancia social una utopia. Si faltaba algo, de cada 10 personas, en el mejor de los casos 6 ó 7 tenian barbijo o tapabocas, el resto no.

Entiendo perfectamente lo que implica estar de alguna manera confinado por mas de 60 días. Pero me pregunto, luego de semejante esfuerzo, ¿vamos a tirarlo por la ventana?.

Comprendo la necesidad de salir, caminar y abandonar por un rato tu casa. Pero es solo un rato.

Entonces, ya que no respetamos en casi nada lo dispuesto por las autoridades, qué le parece Intendente Garro, si le solicita al gobernador Kicillof la apertura de los comercios y empresas que restan, que hasta aquí han sido responsables, mucho más que cualquiera, manteniendo sus persianas bajas perdiendo sumas incalculables de dinero y lo que es peor, fuentes de trabajo que va a costar recuperar.

Dr Julio Garro, vea de tratar de ordenar la anarquía de la región, o libere los protocolos y que quede en la decisión personal de cada uno. O copie de otros distritos los protocolos de control, no los de CABA por favor, pero si tal vez el de Tandil, dónde si entrás te quedás 14 días sin poder salir, o de Villa Gesell, dónde el ingreso esta totalmente prohibido.

Es su responsabilidad controlar lo que ocurre en el partido de La Plata. Si no hace nada, no se sorprenda si los números de contagio empiezan a subir. Estamos ante una situación de emergencia y totalmente inesperada, ocúpese de lo importante.

(*) Director de Radio La Plata FM 90.9

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: