miércoles 15 de julio de 2020 - Edición Nº588

Política | 5 jun 2020

Cabezas de pelota

Por un partido de fútbol todo un barrio de Mercedes se encuentra en aislamiento comunitario

Luego de que toda una familia diera positivo, uno de sus integrantes participó de un partido de fútbol con otras 49 personas y ahora el barrio Ravello se encuentra en cuarentena total.


La medida la anunció el propio intendente de Mercedes, Juan Ustarroz quien agradeció a los 500 vecinos del barrio Ravello por “entender” el aislamiento comunitario por el que deberán atravesar y quienes “avalaron esta medida de que el barrio entre en cuarentena”.

Según explico el jefe comunal, el paciente cero se trata de un trabajador de Argrale, “que había estado en una localidad con circulación comunitaria”, quien habría contagiado a toda su familia: madre, padre, dos hermanos y hasta su novia. Sin embargo, el foco de contagio fue generado porque uno de los integrantes del hogar participó de un partido de fútbol con otras 49 personas del barrio.

Tenemos una familia entera en el barrio con Coronavirus, y el domingo pasado había recibido una llamada por parte de un vecino que había varios chicos jugando a la pelota y nos encontramos con que una persona estuvo jugando en la cancha de fútbol, al menos cinco minutos”, relató el intendente.

Ante semejante situación, Ustarroz comentó que “todas las viviendas fueron visitadas, se hizo el protocolo y las encuestas correspondientes, haremos los contactos con los vínculos estrechos y quienes presenten síntomas”. Según aclaró en conferencia de prensa junto al director del Hospital Dubarry y secretario de Salud, Pablo Cassani, actualmente identificaron 41 contactos estrechos, 76 casos relevados con un paciente sintomático y 11 contactos estrechos del barrio.

En este marco, el jefe comunal pidió “responsabilidad y compromiso”. “Cuando empezamos a hacer este muestreo, muchos nos reconocieron el incumplimiento a normas básicas y elementales”.

Para el intendente, este acto de irresponsabilidad, “hasta ayer no tenía consecuencias pero mañana puede tener grande y graves consecuencias”. Al tiempo aclaró que “tal vez el periodo que tuvimos que no hubo casos hizo que mucha gente se relaje. Y a todos los sectores de la ciudad les pasó. No hay un culpable. Esto es como un incendio que salimos rápidamente a apagar. Que esto no se propague en toda la ciudad va a depender mucho de la responsabilidad de cada vecino”.

Por lo que, además de agradecer a los vecinos por dejarlos proceder en dicho barrio, finalmente se mostró enojado por la situación. “Esto no es chiste, no es algo simple, es una enfermedad que todavía no tiene cura”. “Hay que cumplir al 100 por ciento. No sirve usar tapaboca y después compartir mate ó estar con todas las normas de protección en el trabajo y después salir y jugar un ratito al futbol. Esto no se nos ocurre a nosotros, lo vemos cuando hacemos el nexo epidemiológico de este caso y pasa en varias ciudades: un desliz de la norma pone en crisis a toda la sociedad”, lanzó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: