lunes 26 de octubre de 2020 - Edición Nº691

Economía | 19 sep 2020

Alerta

¿Cuánto precisa una familia para no caer en la línea de pobreza?

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) presentó un informe con los valores que debe contar un grupo familiar de 4 personas para no ser indigente.


En julio, una familia tipo necesitó contar con ingresos de $ 44.521 para no caer en la pobreza, con un aumento del 39,4% respecto del mismo mes del año pasado, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Durante el mes pasado, el aumento mensual de la Canasta Básica Alimentaria (CBA, utilizada para medir la indigencia) fue de 1,6%, mientras que la variación de la Canasta Básica Total (CBT, para medir la pobreza) fue de, también, 1,6%. Las variaciones interanuales de la CBA y de la CBT resultaron del 43,4% y 39,4%, respectivamente.

Con este incremento en los valores, significó que una familia tipo, compuesta por un varón de 35 años, una mujer de 31 años, un hijo de 6 años y una hija de 8 años necesitó tener ingresos de más de $ 44.521 para no caer en la pobreza en julio. 

Tomando el mismo grupo familiar, la indigencia quedó marcada en $ 18.321. Este fue el piso de los ingresos que necesitaron para no dejar el segmento de la pobreza y caer y en la indigencia.

Según el Indec, la CBA se determinó tomando en cuenta los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para que un varón adulto, de entre 30 y 60 años, de actividad moderada, cubra esas necesidades durante un mes. 

Los alimentos son pan, galletitas de agua, dulces, arroz, harina de trigo y de maíz, fideos, papa, batata, azúcar, dulces, legumbres secas, hortalizas, frutas, carnes, menudencias, huevos, leche, fiambres, queso, yogurt, manteca, aceite, bebidas no alcohólicas y alcohólicas, sal fina, condimentos, vinagre, café y yerba.

La inflación de julio se ubicó en 1,9%, apenas por arriba de la suba que mostraron las canastas, en un contexto en el que si bien en muchas provincias ya rige el distanciamiento social y muchas actividades volvieron a producir, la demanda no volvió a traccionar. 

Lo llamativo fue que buena parte de las estimaciones privadas daban que la inflación iba a ser por encima del 2% ya que al día siguiente de conocerse el IPC de junio se autorizaron subas de precios que van desde el 2% hasta 5% en muchos productos alimenticios que componen esa canasta y que están dentro de los planes de Precios Cuidados.

Con estos datos, lo que se observa es que la Canasta Básica que mide a los sectores más vulnerables y que pone el piso para no caer en la indigencia acumula un aumento mayor que el nivel de inflación general. Hace doce meses atrás, en julio de 2019, los sectores más humildes necesitaban ingresos por $12.773 mensuales para no ser indigentes y durante el mes pasado ese número subió a un poco más de los 18.322 pesos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: