jueves 28 de enero de 2021 - Edición Nº785

Opinión | 25 nov 2020

Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Prostitución y trata, dos caras de un mismo problema


Por: Macarena Montalbano

El 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer para denunciar y reclamar políticas en todos los países y así lograr su erradicación. Las principales formas de violencia son los femicidios, violaciones, acoso sexual, prostitución, trata de personas, trabajo no remunerado y diversas formas de opresión.

Cuando hablamos de prostitución y trata de personas, no puedo evitar pensar en Johana Ramallo que se encontraba en situación de prostitución y el 26 de Julio del 2017 fue secuestrada por una red de trata en la ciudad de La Plata para ser explotada sexualmente. La mataron y la descuartizaron, partes de su cuerpo nunca aparecieron.

Hay quienes afirman que prostitución y trata de personas son dos cosas totalmente diferentes, pero la realidad es que una no sería nada sin la otra. La trata existe para cubrir la demanda de la prostitución, como cualquier producto en un supermercado, si hay oferta, hay demanda.

En nuestro país hay un debate constante: ¿Es el mercado de la prostitución, una situación en la que las mujeres y niñas prostituidas que se encuentran en este sistema son explotadas? Un sistema que lo constituyen fiolos, proxenetas, mafias, y policías.

¿O es eso empoderante, donde existe la libre elección? Donde se pueden “elegir” tus horarios, elegir el cliente con el cual vas a “trabajar” y no corres ningún tipo de riesgo? ¿Se puede comprar el consentimiento? ¿Hay equidad si hay dinero de por medio?

A pesar de que esten prohibidos en el país los prostibulos y lugares a donde se ejerza la prostitución, en la actualidad siguen existiendo y en el país hay dos posturas muy marcadas. Por un lado el regulacionismo que propone que se legalice la prostitución y, por lo tanto, se reglamente la instalación de prostíbulos, las formas de explotación de las mujeres, los controles sanitarios, y los carnet para las personas prostituidas.

La cara del regulacionismo en nuestro país, es la Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas (AMMAR) dicen ser un “sindicato de trabajadoras sexuales” que “luchan por los derechos de las prostitutas” pero si estas mismas personas tienen causas por proxenetismo y dicen saber a donde están las mujeres desaparecidas, quizás estén luchando solo por llenar los bolsillos de los proxenetas acosta de la explotación de miles de mujeres.

Por otra parte el abolicionismo considera a la prostitución como una forma de violencia contra las mujeres, combate el proxenetismo y considera que podría desterrarse con campañas educativas contra el consumo de prostitución y la penalización de los clientes.

Vuelvo a Johana, que con una hija de seis años, abandonada por el Estado y sin ingresos, tuvo que ingresar a la prostitución. La última imagen de Johana fue captada en 1 y 63 por una cámara de seguridad. Nunca se supo que le pasó, pero lo que si sabemos es que si no hubiese tenido que caer en la prostitución por la falta de empleo y la desigualdad hoy estaría con nosotras.

No podemos considerar un trabajo a la prostitución cuando la mayoria de las mujeres, travestis y trans ingresan a ella para poder salir de la extrema pobreza. No podemos considerar que es una elección cuando la otra opción es no comer. Tampoco se puede hablar de consentimiento si una de las partes involucradas se encuentra en una situación de vulnerabilidad con respecto a la otra.

La mayoría de las personas que se encuentran en esta situación son mujeres y la gran mayoría de los que pagan por consumir cuerpos (por no decir el 100%) son hombres. Me suena más a desigualdad que a una oferta laboral. No toda actividad en la que hay un intercambio de dinero debe ser considerada como un trabajo, porque sino la explotación infantil también lo sería.

Hoy, 25 de noviembre y todos los días, si luchamos por erradicar toda forma de violencia contra las mujeres, tenemos que luchar para erradicar la prostitución y así terminar con la trata de personas.

Justicia por Johana

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: