lunes 01 de marzo de 2021 - Edición Nº817

Economía | 14 ene 2021

Análisis

Monotributo 2021: todo lo que hay que saber

El especialista Rodrigo Poch analiza el escenario de recategorización sin nuevas escalas y como deben proceder los monotributistas


Por: Rodrigo Poch

Al momento de escribir esta nota, 14 de enero 2021, aun no tenemos novedades sobre la actualización de la escala del Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes, comúnmente conocido como Monotributo. Es justamente nuestro máximo organismo recaudador, la AFIP, el que tiene la potestad de modificar una vez al año los montos máximos de facturación, los de alquileres devengados, los importes del componente impositivo correspondiente a cada categoría y las cotizaciones previsionales fijas (obra social y jubilación), según lo establece el art. 52 del anexo de la Ley Nº 26.565. El Decreto Reglamentario 1/2010 modificado por el Decreto 601/2018 en su art. 79 establece que será la AFIP la encargada de practicar en enero de cada año la actualización prevista por la Ley, considerando la variación del índice de movilidad jubilatoria de las prestaciones (RIPTE), computando el año calendario completo que recién finalice. Sin embargo, el 23/12/2019 a través de la sanción de la Ley 27.541 –Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva- en su art. 55 se estableció la suspensión por el plazo de 180 días la aplicación del art. 32 de la Ley 24.241 y posteriormente a través del Decreto 542/2020 se prorrogó hasta el 31/12/2020 la suspensión de dicha norma. Es decir que, al haberse suspendido la Ley de Movilidad Jubilatoria durante 2020, trajo como consecuencia que el Poder Ejecutivo Nacional (PEN) dictara a través de una serie de DNU los incrementos de haberes mínimos garantizados, lo cual generó como resultado un incremento anual del 35,29%.

En el año 2020 a pesar de que la Ley 27.541 había “suspendido” la aplicación del artículo 32 de la Ley 24.541, el ajuste para dicho periodo, recogió los incrementos generados por la formula vigente hasta diciembre de 2019, generando así un ajuste del 51,10%, porcentaje en el que se incrementó a partir del 1/1/2020 la escala y los importes correspondientes.

Según lo establece la Ley 27.426, los índices de movilidad jubilatoria –vigente hasta el 31/12/2020- establece que la movilidad jubilatoria del art. 32 de la Ley 24.241 se basará en un 70% en el índice de precios al consumidor (IPC) y en un 30% por el coeficiente que surja de la variación que haya mostrado la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE). Para el año 2020 este incremento es del 41,15%. Con lo cual, creemos que la tabla a utilizarse para realizar las recategorizaciones en el Monotributo debería haberse incrementado en dicho porcentaje, cosa que no sucedió como comentáramos anteriormente. Decimos esto dado que el nuevo cálculo previsto en la Ley 27.609 resulta vigente a partir del 05/01/2021 y se aplicaría recién a partir de marzo de 2021.

Sin ánimo de aburrir aún más al lector con cuestiones técnicas y legales, es razonable decir que el plazo para efectuar la declaración jurada de recategorización en el Monotributo deberá realizarse hasta el 20/1/21, teniendo en cuenta los parámetros vigentes al 1 de enero de 2020 (escala “vieja” o como enuncia la AFIP en su página web, “Valores vigentes desde 01/01/2020 a la fecha”). En este caso la nueva categoría tendrá vigencia a partir del mes de febrero de 2021, y se podrá “subir o bajar” de categoría según surja del análisis de los parámetros anuales que deben ser tenidos en cuenta para tal fin. Una cuestión no menor es que, una vez vencido dicho plazo para efectuar la recategorización, la AFIP podrá efectuarla de oficio cuando tenga elementos que le indiquen que el nivel de ingresos no se corresponde con el declarado y/o real. Si bien existe un proyecto de Ley presentado en el Congreso de la Nación el día 30 de diciembre de 2020, que incidiría sobre la suerte de los contribuyentes, el mismo primero deberá aprobarse. Hasta tanto eso no suceda y podamos apreciar las modificaciones, nada podremos hacer. En caso de que estas modificaciones afecten desde el 1/1/2021 al contribuyente, posiblemente, la AFIP adecuará de oficio las categorías, como lo hizo en alguna oportunidad y luego el contribuyente confirmará o no dicha modificación, o bien generará un espacio ventana para que se realicen las adecuaciones que se consideren necesarias.

Por el momento, mientras este proyecto no se convierta en Ley, todo sigue igual. Por lo tanto, a continuación, recordaremos brevemente los límites actuales vigentes de facturación y algún que otro dato de relevancia. La facturación máxima para ingresar o mantenerse en el régimen simplificado para pequeños contribuyentes es de $1.739.493,79 anuales si se trata de locación y/o prestación de servicios o de $2.609.240,69 si se trata de venta de bienes muebles. Asimismo, el valor de venta unitario, no puede superar la suma de $ 29.115,67 en el caso de la venta de cosas muebles, por supuesto.

Los valores de la escala, categorías y montos actuales a ingresar pueden consultarse en la página de la AFIP: https://www.afip.gob.ar/monotributo/categorias.asp . En todos los casos, el aporte para la obra social es de $1.041,22 para el titular, e igual monto corresponderá ingresar por cada integrante del grupo familiar primario a quien se desee adherir (esposa y/o hijos). Quedan exceptuados de los aportes a la salud y a la jubilación quienes ya están en el sistema de seguridad social por ser, además, empleados en relación de dependencia o por aportar a alguna caja previsional provincial, como la gran mayoría de los profesionales independientes, con excepción de algunas profesiones que no poseen cajas previsionales propias o convenios con cajas afines o de otras profesiones.

Hasta acá el estado actual de las cosas, que no es más ni menos que la realidad normativa aplicable al momento de la redacción de la presente nota. Cabe hacer algunas reflexiones con respecto al tema, que seguramente serían repetitivas con las notas de años anteriores; por lo cual nos limitaremos a festejar que haya ingresado al Congreso un proyecto de Ley que implique un esquema puente entre el Monotributo y los inscriptos en el Régimen General. Cuestión que venimos visibilizando cada vez que teníamos la oportunidad de hacerlo.

Es necesario terminar con el enanismo fiscal o al menos tratar de minimizar los casos. Esto se logra haciendo que el emprendedor, comerciante o profesional que debe hacer frente al mayor giro de su negocio no se vea asfixiado por la carga fiscal que el cambio implica; cambio que muchas veces implica la disminución sustancial de su salario real. Porque como venimos sosteniendo desde hace tiempo a esta parte, el emprendedor y los trabajadores independientes no hacen grandes negocios ni amasan grandes fortunas; sino que obtienen a través de su actividad un resarcimiento en la mayoría de los casos de carácter alimentario.

En esta instancia, observamos que este 2020 ha sido un año con inflación alta, cercana al 35% anual sumado a los efectos devastadores de la paralización económica (recesión) como consecuencia de la pandemia y la cuarentena por COVID 19 imperante a todo nivel. La sumatoria de estos efectos, quizás compensen en algún grado la falta de adecuación de la escala. Dicho en otras palabras, los precios aumentaron nominalmente por efecto de la inflación, pero las ventas han caído drásticamente. En condiciones normales esto hubiera sido inaceptable y hoy quizás sea el momento de la transición que todos veníamos reclamando.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: