sábado 12 de junio de 2021 - Edición Nº920

Información General | 10 jun 2021

Informe UNICEF

Martello: “Debemos redoblar esfuerzos para bajar los índices de trabajo infantil”

El Defensor del Pueblo bonaerense afirmó que es necesario “problematizar la mirada tolerante hacia el trabajo infantil que tiene lugar en el marco de estrategias familiares de supervivencia”.


El Defensor del Pueblo Adjunto de la provincia de Buenos Aires, Walter Martello, presentó el informe anual facilitado por UNICEF sobre el trabajo infantil en todo el mundo y afirmó que para bajar dicho índice se requiere “redoblar esfuerzos”.

Está previsto que, en el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil que se celebra el 12 de junio, la Organización Mundial del Trabajo (OIT) y Unicef den a conocer un informe de la manera en que el ritmo de progreso hacia la erradicación del trabajo infantil se vio afectado por la crisis económica provocada por el impacto del COVID-19.

“Desde el Observatorio de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Defensoría del Pueblo consideramos que es necesario problematizar la mirada tolerante hacia el trabajo infantil que tiene lugar en el marco de estrategias familiares de supervivencia”, explicó Martello.

En ese sentido, el Defensor del Pueblo Adjunto sostuvo que “hay una realidad que nos muestra que la ausencia de espacios de cuidado, como componente inherente al trabajo decente, lleva a muchos NNyA al trabajo doméstico intensivo o bien a acompañar a sus familias a lugares de trabajo en un contexto de actividades de subsistencia y de alta informalidad. Esto se vio potenciado desde el inicio de la pandemia”.

Algunos datos de la Argentina, anticipados por UNICEF el mes pasado, describen distintos impactos de la pandemia. Por ejemplo, el 36% de los NNyA encuestados realiza tareas de cuidado, atención a niños, niñas o personas mayores con quienes conviven. A su vez, 1 de cada 3 no lo hacía anteriormente o lo realiza en el actual contexto con más intensidad.

El 78% de los niños, niñas y adolescentes consultados realiza tareas domésticas: lavado, limpieza y/o cocina. 1 de cada 3 no las hacía, o las hace con una intensidad mayor que antes de la cuarentena.

Mientras que el 75% de los que no realizan ninguna actividad productiva reside en barrios residenciales, el 42% de quienes asumen tareas de cuidado y el 37% de quienes realizan tareas domésticas reside en asentamientos precario.

“Está claro que la solución no es única y se requiere de la asociación de muchos sectores, entre los cuales podrían jugar un papel destacado los gobiernos locales y la ciudadanía informada y sensibilizada con el problema”, remarcó Martello.

“Entendemos que, como el trabajo infantil no es producto de una sola causa, tampoco la solución la encontraremos en una única dirección. La premisa debe ser seguir avanzando en visibilizar la problemática, proteger los derechos de las y los NNyA y, fundamentalmente, en mejorar su educación. Sólo así podremos atacar de manera efectiva un problema que duele y afecta el futuro de la sociedad”, concluyó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: