Conecta con nosotros

Hola! que estas buscando?

Elecciones internas

PJ: Consolidación del armado de Máximo en la Provincia de cara al 2023

Se realizaron las elecciones del PJ bonaerense, en las cuales, en 124 distritos se logró presentar una lista unidad, mientras que en los 11 distritos restantes, hubo un triunfo mayoritario de los espacios que responden al diputado Nacional, Máximo Kirchner.

PJ Bonaerense: Consolidación del armado de Máximo en la Provincia de cara al 2023

Luego de haber logrado una lista unidad en los 124 distritos de la provincia de Buenos Aires, el PJ bonaerense desarrolló sus elecciones internas, y en 11 de los municipios de la Provincia, se dieron competencias reñidas, en las cuales en varias de ellas, se terminaron con legados históricos.

En este caso, los municipios de Tres de Febrero, San Miguel, San Isidro, General Pueyrredón (Mar del Plata), Necochea, Ramallo, Magdalena, Ayacucho, Chascomús, La Costa y Lobería, fueron los escenarios en los cuales no se pudo consolidar una lista unidad, y allí, se consolidó el armado de Máximo Kirchner, el titular del PJ Provincial.

En ese sentido, hubo grandes disputas, por ejemplo en Tres de Febrero, donde el referente de la Cámpora, Juan Debandi, consolidó su triunfo con el 50% de los votos, y terminó por desbancar el armado de Hugo Curto, el ex presidente del PJ, que había apadrinado al dirigente albertista, Alejandro Collia, en una elección que lo depositó en el tercer lugar.

La misma situación se dio en Mar del Plata, donde Eduardo Coppola, apadrinado por la titular de la ANSES, Fernanda Raverta, le arrebató la titularidad del partido a Manuel Rapacioli, y sentó las bases para competir por la intendencia de la feliz en 2023.

Allí, la campaña estuvo marcada por idas y vueltas entre el espacio de Coppola, entre los cuales denunciaron que hubo una complicidad del intendente, Guillermo Montenegro (PRO) con Rapacioli, para facilitar votos y estructura en la feliz.

Por otro lado, en San Isidro, por lo menos en la previa, se anunciaba una de las contiendas más interesantes de la jornada electoral del PJ, que enfrentó al armado de Santiago Cafiero, actual Canciller, con el armado en tandem que construyeron la senadora Bonaerense, Teresa García, y el presidente de la cámara de Diputados, Sergio Massa.

El triunfo fue una paliza: 65% de los votos se llevó el sindicalista José Luis Casares, que desplazó al “cafierismo” representado por Patricia Castro, y que volvió a poner en escena al histórico Pato Galmarini, ex secretario de Deportes de Carlos Menem y un dirigente importante del movimiento justicialista.

Mientras tanto, en Chascomús terminó triunfando la lista de Alfredo Macchín, perteneciente a La Cámpora, al mismo tiempo que se presentó una situación similar en el Partido de La Costa, donde el histórico Juan de Jesús terminó ratificando su presencia histórica en el PJ con el 85% de los votos y asentando la estrategia electoral junto a Máximo Kirchner y, en este caso, Martín Insaurralde.

Consolida su nombre y agiganta su figura

Si además tenemos en cuenta que en San Miguel terminó triunfando la lista del concejal Juan José Castro, que contó con el apoyo del camporismo y el Movimiento de Unidad Popular, los planes de Máximo Kirchner para la Provincia salieron a la perfección.

Entre rosca y negociación, logró conformar listas unidad en 124 distritos de los 135, y en los 11 restantes, midió su fuerza contra históricos bastiones del PJ tradicional que marcaron una época en la Provincia.

En una radiografía que lo tuvo a Máximo, primero en el centro de la escena, con su renuncia a la bancada del FdT por el acuerdo con el Fondo, una maniobra que con el diario del lunes le salió a la perfección.

Y que luego de casi 50 días de hermetismo, lo tuvo como uno de los líderes del 24 de marzo, congregando una multitudinaria columna de gente de La Cámpora a las calles, sumando intendentes de peso pesado, y hasta el mismísimo gobernador, el hijo de Cristina Fernández está decidido a jugar fuerte.

Utilizando las sombras y la rosca, a contramano de aquellos que el mismo definió como dirigentes que “desfilan por los canales de TV para dar las discusiones”, Máximo tiene pensado apuntalar la Provincia como su trinchera de resistencia que le permita, en el 2023, disputar espacios de poder.

La sociedad con Massa, a pesar de haber tenido diferencias en lo que fue el tratamiento del acuerdo con el Fondo, lejos de quebrarse, se encuentra más fortalecida, y una muestra de ello fue lo que sucedió en las elecciones internas del PJ en el día de ayer.

Habrá que estar atentos entonces a lo que suceda en los próximos meses, sobre todo teniendo en cuenta la convivencia con el oficialismo y el presidente, Alberto Fernández. Sin embargo, de la jornada ayer, hay una dato alentador para el jefe de La Cámpora: ese albertismo que se siembra en los medios, tiene poca raíz en el territorio.

Escrito por

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.